Home / Columnistas / Vilavilani: Una oportunidad para el diálogo y la concertación

Vilavilani: Una oportunidad para el diálogo y la concertación

Por: Julio Failoc Rivas

En un artículo anterior sosteníamos que la minería no puede ser beneficiaría del proyecto Vilavilani, debido a que la inversión pública no puede ni debe beneficiar a privados. Más claro, ni el agua cristalina. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, son otras las preocupaciones sociales y ambientales que han movilizado a las poblaciones de las provincias de El Collao-Ilave y Chucuito en Puno, y de todas las zonas andinas de la provincia de Tarata, en el caso de ­ Tacna, y que creemos que deben ser atendidas de ­ manera urgente si queremos realmente que el proyecto Vilavilani tenga viabilidad social y contribuya a ­ solucionar el problema de la escasez de recursos hídricos con fines agrícolas y de consumo humano.

No basta que nos asista la razón legal a los tacneños para la ejecución del proyecto Vilavilani, sino que también hay que apostar a resolver los problemas de desconfianza y preocupación que ha generado el mismo en materia social y ambiental. Allí hay que apuntar con toda seguridad para ir avanzando.

Dudamos que un proyecto de la envergadura de ­ Vilavilani no tenga Estudios de Impacto Ambiental (EIA), como lo afirman nuestro vecinos de Puno, pero en el supuesto negado de que lo fuera, el acto sería ilegal e invalidado, y lo avanzado quedaría trunco. Por ­ consiguiente entregar el EIA a las autoridades puneñas se convierte en un gesto importante para avanzar en la construcción de la confianza. Si ello lo ­ acompañamos con una presentación didáctica y detallada del EIA en función de las preocupaciones sociales y ­ ambientales de las poblaciones de las zonas andinas de Puno y Tacna, con las medidas de mitigación ­ respectivas (si las hubiera), habremos avanzado hacia un consenso que los dos pueblos hermanos necesitan para seguir avanzando.

No está mal reconocer nuestra fuerte ­ dependencia hídrica que tenemos con los vecinos de Puno, como tampoco ellos pueden negar que la mayoría de migrantes que tiene Tacna, y que se concentran en Ciudad Nueva y Alto el Alianza, provienen de ­ esta región. La apertura del diálogo entre estas dos regiones es una oportunidad para que en un futuro cercano podamos discutir la posibilidad de contar con una alternativa seria para la solución definitiva del problema hídrico.

No obstante, esta posibilidad debe llevarnos a pensar lo que podemos ofrecer a nuestros vecinos para que este proceso no solo se desencadene, sino que también tome la fuerza para lograr un consenso. Ganar-ganar es una consigna que debemos tener en cuenta para un gran acuerdo con los hermanos de las zonas altas de Puno y Tacna. Esto no solo es legal, sino legítimo. El diálogo y la concertación son dos instrumentos poderosos para avanzar en esta ­ perspectiva.

Hagámoslo, o por lo menos intentémoslo, no perdemos nada.

About Olga S.F.

Check Also

ICAM dio a conocer su ultima encuesta, conozca quienes van como favoritos

Compartimos los resultados de la ultima encuesta de ICAM Consultores SRL., en el que se …