Home / Columnistas / MALESTAR CIUDADANO

MALESTAR CIUDADANO

POR FREDY GAMBETTA

Tacna es sin duda, y lo corroboran los viajeros, la mejor ciudad fronteriza del país. Limpia, con flores todo el año, buen clima, un oasis en medio del desierto. Así debemos conservarla quienes la queremos pues toda persona que se precie, por modesta que sea, siempre tiene bien presentada la sala de la casa.

Sin embargo revela que en los últimos tiempos observemos algunos puntos negros en el centro de la ciudad, precisamente en los pocos atractivos que podemos ofrecer al turista o al viajero.

Empezaré por la vergüenza que siento, como tacneño, que la casa natal del Historiador de la República, el hijo más ilustre de Tacna, se encuentre cerrada hace más de cinco años por la desidia de quienes no tienen la fuerza, el valor, el poder de imponerse para que se abra y en ella se muestre lo más valioso que debe contener, la biblioteca y el archivo del doctor Jorge Basadre. Biblioteca y archivo que se adquirió con dinero del pueblo tacneño.

Al costado, como una maldición divina, hace nueve años que no se restaura el local de la Prefectura. Cuántas autoridades y funcionarios han pasado, cuántos cuentos nos han contado. Todos se lanzan la pelota unos a otros como en el juego del gran bonetón. Nadie es responsable de nada en nueve años ¡¡¡

Conozco que no hay partidas para restauraciones o `para lo cultural. Pues bien. Eso se suple con lo que se llama gestión. Se pueden hacer alianzas estratégicas con la empresa privada aquí o en el extranjero. Nada se hace. Todas son disculpas que se repetirán hasta las calendas griegas.

En un tiempo se logró que se iluminaran la cúpula de la catedral y el arco parabólico. Aquello fue flor de un día. ¿ Y la fuente? En la fuente de Tacna que es nuestro orgullo y, con seguridad, lo más bello que existe en la ciudad, la más de las veces discurre por sus surtidores un hilo de agua o simplemente no discurre nada y por las noches permanece escondida entre las sombras.

Quienes pintamos canas la hemos visto en su esplendor, hace varias décadas, cantarina y orlada por un juego de luces de colores. Gracias al buen alcalde Rómulo Boluarte. Hoy con el apoyo del hada cibernética se podrían reinstalar aquellos adornos multicolores que le agregaban belleza.

El Pasaje Vigil parece una feria de pueblo por los anuncios multicolores; el pasaje Calderón de la Barca no puede estar más pintarrajeado y lleno de mendigos o seudo mendigos que vienen a la ciudad porque saben que aquí hay dinero. Ni qué decir de los saltimbanquis que nos asaltan en cada esquina, los malabaristas, los que lanzan llamas o simulan ser robots.

Y cuando a Pedro, Sancho o Martín le da su real gana pues avanzan por San Martín en marchas de protesta, interminables desfiles escolares o procesiones de cuánto santo hay. Es decir el caos absoluto mientras que las calles aledañas se llenan de automóviles con gente desesperada, perdiendo el tiempo.

¿ Así queremos a nuestra ciudad? No seamos cínicos e indolentes. Obras son amores.

About Olga S.F.

Check Also

TESTIMONIO DE UN INDIGNADO

POR FREDY GAMBETTA Este año se cumple el sesquicentenario de la frase “el respeto al …