Home / Columnistas / A NUEVE AÑOS DEL INCENDIO DE LA PREFECTURA DE TACNA

A NUEVE AÑOS DEL INCENDIO DE LA PREFECTURA DE TACNA

Por Ricardo Oviedo Zavala

Un 30 de octubre, hace nueve años, la Prefectura de Tacna fue incendiada por un grupo de vándalos que, a pesar de haber sido identificados, ninguno ha sido sentenciado y otros han salido libres de polvo y paja. Y es porque de por medio hubo entonces, y lo hay ahora, un componente político que ha desviado el accionar de la justicia. No se ha llevado a cabo ninguna acción para arreglar el local que luce su frontis de piedra de cantería, sin techo y sin divisiones internas, en pleno centro de la ciudad.

¿Por qué un grupo de desadaptados quemó hace nueve años el local de la Prefectura de Tacna? El tema se remonta al segundo gobierno del presidente García siendo primer ministro Jorge del Castillo. Las autoridades y organizaciones de Moquegua se quejaban al gobierno por el hecho que Tacna recibía más canon minero que ellos a pesar de ser el cobre de Cuajone de mejor ley que el de Toquepala. En efecto, las normas de minería vigentes establecían que el canon minero se calculaba de acuerdo al tonelaje bruto extraído de la mina. Es decir, mineral de cobre -y otros minerales- más toda la tierra que salía con ellos. Por eso Tacna recibía más canon que Moquegua.

Fue así que se inició a nivel nacional, en los medios de comunicación, en foros y seminarios, una campaña de sensibilización a favor de la causa de Moquegua que pedía cambios en la ley minera y que el canon se pagara en base sólo al mineral extraído. Por las reiteradas quejas que recibió el primer ministro del Castillo para que haga los cambios en la ley minera, éste mandó llamar en varias ocasiones al presidente regional de Tacna, Hugo Ordóñez, para que expusiera en Lima su versión en relación a las peticiones moqueguanas. No hizo caso de los llamados.

El gobierno pensó que no había interés en Tacna sobre las demandas de Moquegua que, apoyada por su eficiente campaña de sensibilización, logró que se cambiara la ley minera en los puntos que exigían las autoridades y pueblo de esa región. Y con ello un incremento del canon minero cuyo monto total es superior al de Tacna.

Como puede apreciarse, lo del canon minero para Moquegua no fue sólo una efectiva campaña de esa región, sino que también fue producto de la lamentable inactividad que, al respecto, tuvieron las autoridades tacneñas. Cuando los cambios en la ley minera eran prácticamente irreversibles, viajó de urgencia el presidente regional de Tacna para exigir que dichos cambios

no se ejecutaran. Demasiado tarde. Entonces vinieron las amenazas que, si las peticiones de Moquegua seguían adelante, en Tacna iba a haber disturbios. Y en efecto, los hubo. Quemaron la Prefectura y destrozaron varios locales públicos. Si la pregunta es quién promovió los desmanes, creo que la respuesta es obvia.

Resultado: Tacna se quedó con el local quemado de la Prefectura, Moquegua gana más canon minero que Tacna y los delincuentes que intervinieron en los disturbios, y quienes los dirigieron, siguen libres. Aquí la empresa Southern no pinta para nada, como hemos escuchado en algunos comentarios que tratan de buscar culpables cuando todas las evidencias de estos hechos están frente a sus narices.

El canon minero -que en realidad es el impuesto a la renta que pagan las mineras al Estado- tiene, en el caso de la Southern, un monto determinado cada año por el mineral que extraen tanto de Tacna como de Moquegua. De ese total, el gobierno toma el 50 % y la otra mitad se reparte para las regiones mineras. Si el porcentaje de ese monto anual se va por partes iguales a ambas regiones, o si se va en porcentajes desiguales, no es de competencia de la minera porque el canon lo distribuye el gobierno de acuerdo a las leyes que dicta. La empresa paga el monto total que le corresponde por la actividad que realiza -al igual que las otras mineras a nivel nacional- y es el gobierno el que fija los porcentajes que le toca a cada región minera. Como sugerencia para quienes hacen comentarios sobre este tema, deberían de revisar los periódicos de la época. Así podrían enfocar el punto con mayores elementos de juicio.

Mientras tanto, así están las cosas

 

About Olga S.F.

Check Also

AGUAS DEL RÍO MAURI, LA ETERNA PROMESA

POR FREDY GAMBETTA Ahora que está nuevamente en el tapete el asunto del uso de …