Home / Columnistas / CÓMO TE AMO PERU

CÓMO TE AMO PERU

POR FREDY GAMBETTA

Estas cuatro palabras las escribió en su facebook mi nieto Santino al término del partido que jugó nuestra selección nacional de fútbol con la selección de Argentina.

Santino expresaba, a sus once años, un sentimiento que le salía del alma, de su puro corazón de niño que practica el futbol con éxito, que anota goles de toda factura, que no se ensoberbece ni alardea y que por tanta entrega a su deporte favorito hasta se fracturó el cúbito y el radio. Su hermano Vicente le sigue en esa afición que hoy, felizmente, los niños pueden practicar en canchas que por doquier se han construido.

Las palabras que dedico a mi Santino las pueden hacer suyas cientos de padres que ven como sus hijos juegan al futbol desde su más corta edad. Yo no creo que los míos sean los mejores. Para los padres y los abuelos, para éstos con mayor razón, su prole es lo mejor. Eso es normal.

Esta introducción viene a cuento para expresar mi felicidad porque estos niños están creciendo sin los traumas que, en relación al futbol peruano, agobiaron a los hoy cuarentones que no han visto a su selección en un mundial pues en el último al que acudió el Perú ellos apenas tenían cinco años.

Esta generación, por el contrario, está viendo como jóvenes del pueblo, entrenados por el gran Gareca, son capaces de enfrentar cara a cara, sin humillarse, sin sentirse menos, a equipos grandes, de figuras internacionales que ganan una millonada en el extranjero.

El fútbol peruano de hoy es el reflejo de los emprendedores, de una juventud que no tiene futuro aparente y que para abrirse camino debe idear, empezar cualquier empresa. No bastan los títulos universitarios, hay que perseverar. No chuparse, crecerse ante los retos. Y eso es lo que nos han demostrado los seleccionados peruanos que hoy están a un paso de clasificar al mundial de Rusia 2018.

Cuando veía en la soledad de mi casa, acompañado de Catalina, el partido Perú – Colombia vislumbraba un segundo gol colombiano con lo que no tendríamos chance alguna. Por mí no me importaba. Total, como dice el valse, un fracaso más que importa. No. No eran por mí que sufría. Pedía a los doses cristianos y paganos que no fuésemos derrotados. Pedí, de rodillas, por mis nietos, por ellos que son el futuro, porque es suficiente tanta noticia de corrupción, de violaciones, de abuso a la mujer, de asaltos, de mil porquerías que los diarios nos muestran como si fueran un dechado de virtudes diariamente deformando lo que los niños aprenden en la casa y en el aula.

Esos inocentes niños, ricos y pobres, no tienen porque saber tan temprano que viven en un país caótico al que, como si poco fuera, lo castiga duramente la naturaleza. Los niños tienen derecho a un mejor futuro, a ser felices.

El Perú entero anhela ser feliz. El futbol da felicidad y nos une. Las calles y las plazas de los pueblos más lejanos vibran con la selección unidos por la esperanza.

¡CÓMO TE AMO PERU!

About Olga S.F.

Check Also

AGUAS DEL RÍO MAURI, LA ETERNA PROMESA

POR FREDY GAMBETTA Ahora que está nuevamente en el tapete el asunto del uso de …