Home / Columnistas / CONOCIENDO AL JOVEN HAYA

CONOCIENDO AL JOVEN HAYA

POR FREDY GAMBETTA. Para conocer la vida y obra de un personaje notable existen varios caminos: los libros de memorias, la autobiografía, la biografía, las entrevistas, los epistolarios, los testimonios, las antologías, los documentos, las obras inéditas.

Entre esa gama considero que en los libros de memorias y las biografías, en uno u otro caso, sea por pudor o por simpatía, se pueden evitar hechos que podrían ser vitales para redondear la imagen del personaje de nuestro interés. Los epistolarios y las entrevistas son mucho más confiables pues son el retrato del momento en que el entrevistado, o el escribidor de misivas, aparecen más transparentes.

He leído con sumo interés, y de un tirón, el libro CARTAS DEL DESTIERRO A UN PREMIO NOBEL (1924-1930) EPISTOLARIO DE HAYA DE LA TORRE A ROMAIN ROLLAND, que es el fruto de una sesuda investigación realizada por Germán Peralta Rivera, historiador y doctor en Ciencias Sociales Económicas por la École des Hautes Études de París.

El autor transcribe y analiza 18 cartas que escribiera un joven político peruano, desterrado en Europa, Víctor Raúl Haya de la Torre, al escritor francés Romain Rolland que en 1915 había sido galardonado con el Premio Nobel de literatura. Además en el libro se publican cartas de Luis Alberto Sánchez escritas al alimón con Manuel Seoane y una de Romain Rolland a Haya. Las demás se extraviaron. También leemos tres artículos de Víctor Raúl dedicados al escritor francés.

Para quienes lo ignorábamos, o tal vez lo leímos apresuradamente, ahora sabemos que como consecuencia de la azarosa existencia del joven Haya, éste había sufrido de tuberculosis. Esa vida de penurias empezó en Lima donde, lo conocemos por propia confesión, había días que dormía en los parques y se alimentaba con pan y una taza de té. Padecía a pesar de ser miembro de una ilustre familia trujillana a la que no quería agobiar con sus pesares a cambio de apoyo que le hubiera sido trocado por abandonar la causa heroica que se había propuesto y que lo llevaría a delinear, por primera vez, en Paris, los puntos fundamentales de lo que sería la Alianza Revolucionaria Hispanoamericana transformada después, y fundada en México, como Alianza Popular Revolucionaria Americana (CARTA X).

Los seguidores de la vida y obra de Haya tal vez desconozcan que en esos años aurorales apareció en la vida del joven revolucionario una ciudadana estadounidense, Anna Graves, que buscó desviar a Haya del camino de la lucha por la reivindicación de los pueblos americanos.

Conmueve leer las cartas de Haya a Rolland, a quien consideraba su mentor y hermano mayor, por la franqueza, las confesiones que le hace y la admiración que le profesa. No cabe duda que Haya buscaba un aliado para su causa y la del partido recientemente fundado.

Esas confesiones vislumbran la entrega del joven Haya a lo que creía debería ser su obra suprema, salvando toda clase de obstáculos con vocación de revolucionario y conducta ascética.

El pensamiento de Haya, como escribe Germán Peralta, actualmente se viene ensayando desapasionadamente con “discursos sociológicos e históricos menos cargados de ideologización marxista”

About Olga S.F.

Check Also

EVOCACIONES VARIAS

POR FREDY GAMBETTA Los tacneños, hasta donde llega mi información, no tuvieron una especial predilección …