Home / Columnistas / DISQUISICIONES EN SEMANA SANTA

DISQUISICIONES EN SEMANA SANTA

POR FREDY GAMBETTA. Las cosas como son. Tacna no ha sido una ciudad de religiosidad patente como son, por ejemplo, Arequipa, Ayacucho o Juli, en el pasado lejano.

En Tacna no se han erigido conventos o seminarios. Es cierto que fueron los religiosos dominicos los primeros en instalarse, a la vera del Caplina, propagando la fe hacia la Virgen del Rosario. Tanto es así que su culto lo observamos en lugares consagrados a ella en Tacna, de la que es patrona, en Sama, Calana, Pallagua y Livilcar, donde reside la conocida Virgen de las Peñas. Sin embargo no hay mayores evidencias de cultos notables, de grandes fiestas o sitios de culto.

Siempre hemos sostenido que el Señor de Locumba ha sido la imagen más venerada por los tacneños a través de los tiempos. Acudir a su santuario, el 14 de setiembre, era casi una obligación de los antiguos. Hogaño, el culto al Señor de los Milagros, que aparece en Tacna, a partir de la segunda mitad del siglo XX, pareciera que lo ha desplazado.

Tacna ha sido una ciudad liberal. En el valle de la Heroica Ciudad levantaron columnas los masones fundando la logia CONSTANCIA Y CONCORDIA, el 11 de noviembre e 1862, una de las primeras del Perú. Su primer Venerable Maestro fue el alemán Teodoro Schell.

La presencia de la masonería en Tacna se remonta, sin duda, a los años de lucha por la emancipación de los españoles. La mayoría de los patriotas, peruanos y extranjeros, que luchaban por la libertad del Perú, fueron masones. En gran parte, gracias a ellos, a sus trabajos secretos, es que pudo extenderse el movimiento rebelde en nuestra tierra que, por haber sido la sede del Virreinato, si no se emancipaba peligraba la libertad de las vecinas jóvenes repúblicas. Imposible olvidar que en Tacna se dio el Grito de Libertad en 1811 y se repitió en 1813.

Al margen debemos anotar que no ha sido bien como se debe estudiado y difundido el aporte de la masonería a Tacna y las vicisitudes que tuvieron que pasar al ver su logia ocupada. Escribimos acerca del cierre de la escuela peruana, de la clausura de los diarios y de las iglesias, durante los primeros años del cautiverio de Tacna pero nadie, que conozca, se ha ocupado del rol importante de la masonería tacneña que albergaba a la flor y nata social, intelectual y comercial de fines del XIX.

En los años de mayor auge de la ciudad, gracias al comercio con el viejo continente europeo, fueron comerciantes alemanes, ingleses y franceses quienes, unidos a los mejores tacneños, le dieron a Tacna un carácter liberal pero respetuoso respecto a la iglesia católica. No en vano era gente ilustrada que tenía muy fresca las ideas liberales de la revolución francesa y los modos de relación que impuso la revolución industrial en Europa.

Concluyo recordando, en mi infancia, la procesión del Viernes Santo, que partía de la iglesia Espíritu Santo. Los caballeros y las damas discurrían vestidos de luto riguroso. Me impresionaba y sobrecogía observar el sepulcro en el que Cristo yacía. Amén.

About Olga S.F.

Check Also

EVOCACIONES VARIAS

POR FREDY GAMBETTA Los tacneños, hasta donde llega mi información, no tuvieron una especial predilección …