Puno: Alcalde de Juli es azotado por promesas incumplidas

puno
Prometer mucho le trajo un problema serio al alcalde de la provincia aymara de Chucuito-Juli, Juan Carlos Aquino Condori, pues recibió azotes por parte de los tenientes gobernadores de esa localidad, quienes se indignaron por el incumplimiento de sus ofrecimientos, generando la intervención de la fiscalía.

Los domingos a las 11:00 am, en la plaza de armas de Chucuito-Juli, se desarrolla el acostumbrado izamiento del Pabellón Nacional, a donde quiso asistir el alcalde de esa provincia, sin imaginar lo que le esperaba.

Los tenientes gobernadores lo esperaban en la plaza para rodearlo y reclamarle la construcción del local para las autoridades comunales, promesa que había hecho con anterioridad, incluso ofreciendo entregarles el terminal zonal de esa provincia a favor de los tenientes, hecho que quedó solo en palabras.

Esta actitud molestó a los representantes comunales, quienes se vieron obligados a aplicarle justicia popular, dándole algunos azotes con la vara de teniente que acostumbran llevar a sus izamientos, como signo de representatividad.

Así lo informó el fiscal de prevención del delito de esa provincia, Milton César Vega Vita, quien tuvo que intervenir en la revuelta, luego que el alcalde fuera paseado por la plaza hasta el coliseo de esa localidad.

Juan Carlos Aquino tuvo que prometer la transferencia de un terreno al costado del Coliseo Cerrado para evitar que los tenientes puedan asumir medidas más drásticas, frente a la autoridad municipal.

Los azotes incluso llegaron a los periodistas que se encontraban cubriendo la información, tratando de sacar algunas imágenes y grabar este hecho; sin embargo, se supo que luego de ello, algunos trabajadores de la municipalidad habrían entregado frazadas a los tenientes.

La ocurrencia de esto o la advertencia a las autoridades políticas, son constantes; en el año 2014, también el exalcalde de la provincia de El Collao Ilave, Mario Huanca Flores, sufrió amenazas de esa naturaleza por unos 350 tenientes gobernadores.

En agosto del 2015, ocurrió lo mismo en la puerta de la sede del Gobierno Regional de Puno. En esa oportunidad los tenientes del distrito de Capachica azotaron con su vara de mando a los policías que se encontraban resguardando la sede institucional. (Los Andes)